MASTICAR BIEN

Una cosa es alimentarse y otra muy diferente es nutrirse.

El diccionario de la lengua español define alimentar como dar alimento a un ser vivo, o tomar o obtener un alimento, mientras que nutrir se define como aumentar la sustancia del cuerpo animal o vegetal por medio de alimento, reparando las partes que se van perdiendo en virtud de las acciones catabólicas.

Por lo general confundimos ambas definiciones e interpretamos el alimentarse como el conjunto de ambas, pero no es así.

Os lo explico brevemente. Cuando comemos decimos que nos alimentamos, y tratamos de hacerlo lo mejor posible; seleccionamos productos sanos, preferentemente ecológicos, tomamos muchas verduras, fruta, algo de carne,... y gozamos.

¿Está bien pero y después?

Si nutrirse es aumentar la sustancia del cuerpo, por medio del alimento, hay una diferencia entre alimentarse y nutrirse, que es muy importante, y solemos olvidar.

Porque entre la ingesta de alimentos, y el aumento de la sustancia del cuerpo, existen una serie de acciones de suma importancia que hacen que la ingesta de alimentos cumpla su cometido y nos nutra. Hay que masticar el alimento, digerirlo, absorber los nutrientes,... Si todos estos procesos se realizan de manera perfecta estaremos muy bien nutridos pero, en caso contrario hasta podremos estar acumulando toxinas (alimentos mal digeridos) que, tarde o temprano, acabarán desencadenando una enfermedad.

Hoy quiero llamar vuestra atención sobre la primera parte de este proceso de nutrición: la masticación.

Observaros a vosotros mismos o a las personas con las que habitualmente coméis, y constataréis que poco masticamos los alimentos. Incluso los más pesados, como la carne, los masticamos cuatro o cinco veces y los tragamos. Estamos poniendo en riesgo nuestra salud si nuestro estómago no tiene la capacidad de digerirlos completamente y, como consecuencia, no extrae los nutrientes con calidad.

Es pues, importantísimo masticar los alimentos en la boca hasta licuarlos. En este proceso de masticación preparamos el bolo alimenticio, licuando y mezclándolo con la saliva que aporta la amilasa y otra serie de enzimas que facilitarán nuestra digestión, y nuestro intestino absorberá fácilmente los nutrientes.

Por eso, para estar bien nutridos es necesario masticar, masticar y masticar. Si lo hacemos así, y dado que aprovecharemos mejor los nutrientes, necesitaremos comer bastante menos y nos encontraremos mucho mejor.

Es cuestión de crear hábitos.

Algunas de las razones para masticar más y mejor serían: absorber más nutrientes, mejorar nuestra digestión, mantener un peso saludable (nuestro estómago tarda un tiempo en enviar a nuestro cerebro la señal de que está lleno), ejercitar nuestros dientes que se mantendrán más fuertes y sanos, evitar que muchas bacterias lleguen a nuestro intestino en grandes partículas de comida y gozar de los sabores.

Para completar nuestra nutrición sería recomendable también centrarse en la comida y en el proceso que estamos realizando no distrayéndonos hablando temas que nos preocupan, escuchando la radio o viendo televisión basura.

Para terminar os dejo una frase para meditar; el Ayurveda define la nutrición como el acto de transformar lo que no somos, en nosotros mismos. Y en nosotros entra todo a través de los sentidos, los alimentos, las emociones, la música, los aromas,... Por eso nos atrevemos a afirmar que "la cultura es alimento".

Aliméntate bien para estar nutrido y gozar de una vida saludable.