CÓMO NUTRIRSE CORRECTAMENTE

La nutrición es uno de los actos más importantes de nuestra vida ya que, a través de ella, proporcionamos a nuestro organismo los elementos que necesita para gozar de una buena salud. Podemos afirmar que sin una buena nutrición no puede haber una buena salud.

Conscientes de esta realidad, debemos abordar la nutrición de cada día con rigor, y tratar de adquirir rutinas saludables que nos permitan romper con los malos hábitos del pasado.

La primera pregunta pregunta que nos hacemos es: ¿Cuándo comer?

La respuesta parece obvia: cuando tengamos  hambre. Y aquí podemos empezar a tener que resolver problemas. No hay que comer a una hora determinada, sino cuando nuestro organismo nos esté pidiendo alimento, ya que ese será el momento idóneo para tener una mejor digestión. Y como cada persona tiene una constitución diferente tendrá que ajustar sus ingestas a sus propias necesidades. Determinadas constituciones, por su baja capacidad digestiva, deberán comer varias veces poco, en tanto que a otras les sienta mejor comer mucho pocas veces. De ahí la importancia de conocer nuestra constitución, lo que el Ayurveda denomina "constitución doshica".

¿Qué comer?

Está pregunta se complementa con la anterior. Tenemos que comer lo que resulte acorde con nuestra constitución (Prakruti en Ayurveda) y, en caso de desequilibrio, lo que corresponda a este nuevo estado (Vikruti en Ayurveda). Dicho con otras palabras, debemos comer en función de nuestra constitución y nuestro estado de salud.

¿Cómo comer?

Debemos transformar el acto de comer en un ritual y, para ello, debemos tener presente su importancia. Cuando acudimos a un acto interesante centramos nuestra atención en él y lo seguimos con interés. Pues el acto de comer precisa de esa misma entrega y concentración.

Es recomendable antes de comer agradecer al universo, y a los propios alimentos, lo que nos aportan. Antiguamente existía la buena costumbre de bendecir la mesa pero, las connotaciones religiosas a las que iba ligada hicieron que, poco a poco, fuera cayendo mayoritariamente en el olvido.

Retomemos esa costumbre y comencemos con una frase interior de agradecimiento.

Durante la comida debemos centrarnos en lo que hacemos, desterrando la mala costumbre de ver la TV, escuchar la radio o simplemente discutir, relegando el acto de nutrirnos a un acto puramente mecánico y automático al que no prestamos demasiada atención.

El acto de comer tiene suma importancia. Debe comenzar en la boca con una buena masticación y salivación, para que el bolo alimenticio se mezcle bien con la saliva, que aporta enzimas digestivas, y llegue al estómago en condiciones casi de pre-digestión. Las personas que por ansiedad, glotonería, prisa, etc etc comen demasiado rápido, cometen un grave error cuando engullen pedazos de comida enteros,  ya que ello redunda en una mayor dificultad digestiva. Al fin y al cabo la digestión no deja de ser un proceso químico y éste se mejora con la mayor disgregación de los alimentos.

Tenerlo muy claro: es necesario masticar hasta tener la comida licuada. Sólo así podréis tener una digestión óptima. 

Es mejor comer poco muy masticado, que mucho sin masticar. En el segundo caso estáis tirando dinero y salud.

¿Puedo beber durante la comida?

Mejor beber media hora antes, o después, de comer. 

Antes comentaba que la digestión es un proceso químico en el que los ácidos estomacales actúan sobre el bolo alimenticio. Si bebemos los estamos diluyendo y su acción será más lenta. Así que durante la comida beber poco, o nada.

¿Puedo echar la siesta?

Mejor no, en general. Lo recomendable, nada más comer, es caminar un poco, sin mucho esfuerzo, para activar el proceso digestivo. La siesta es recomendable en muy contadas ocasiones y para algunas constituciones. 

RESUMIENDO:

    • Comer a la hora adecuada
    • Agradecer los alimentos
    • Comer con moderación masticando mucho
    • Centrarse en la comida y no distraerse
    • Beber poco, o nada
    • Eliminar la siesta y caminar un poco