LA CÚRCUMA

La medicina Ayurveda, que cuenta con más de 5000 años de antigüedad, tiene en las plantas uno de sus mayores aliados, por eso en sus tratamientos es frecuente la utilización de hierbas, por sus propiedades curativas, y numerosas especias. Una de estas, que no debemos ignorar, si no más bien incluir en nuestra dieta diaria es la cúrcuma, una de las especias curativas más poderosas entre todas las que la naturaleza nos ofrece.


Esta especia caracterizada por su color anaranjado y sabor ligeramente picante, goza de una extraordinaria reputación hasta en la medicina occidental. Sus beneficios más importantes son fortalecer la función del hígado, desintoxicar y purificar la sangre, fortalecer y mejorar la digestión y, aunque por encima, contiene unas sustancias denominadas curcuminoides que combaten el cáncer, la artritis y el Alzheimer.

La mejor forma de utilizar la cúrcuma es incorporarla, pura y en polvo, a nuestros preparados en la cocina. También es posible conseguirla, por lo menos a través de www.namaskar.es, encapsulada para aquellos que prefieran consumirla por separado.


Una de las más importantes características de la cúrcuma proviene de uno de sus componentes, la curcumina, que es el pigmento que le da ese color anaranjado y que tiene extraordinarias propiedades anti inflamatorias.


Otra de las importantísimas características de esta especia es  la prevención del cáncer. Si comparamos el número de los cánceres más comunes (próstata, pulmón, colon y mama) en los Estados Unidos con el número de cánceres en la India, veremos que su número es 10 veces menor. Uno de los cánceres que más preocupan a los hombres, el cáncer de próstata es muy raro en India lo que se atribuye en gran parte al consumo habitual de la cúrcuma.


La curcumina fue objeto de numerosos estudios que evidencian entre otras cosas que:


Inhibe la proliferación de células tumorales.
Inhibe la transformación de células normales en tumorales.
Ayuda al cuerpo a destruir las células cancerosas, evitando su propagación por todo el cuerpo.
Reduce la inflamación.
Mejora la función hepática.
Inhibe la síntesis de importantes proteínas que son necesarias para la formación de los tumores.
Evita que se forme un suministro sanguíneo tradicional que resulta necesario para el crecimiento de las células cancerosas.


Otros efectos importantes de esta especia incluyen el mejorar y fortalecer la digestión reduciendo gases e hinchazón, mejorando la capacidad para digerir las grasas, mejorando la flora intestinal o mejorando la eliminación de toxinas.


Pero la cosa no para ahí puesto que ayuda además a purificar la sangre estimulando la formación de tejidos sanguíneos nuevos y, como gran antiinflamatorio que es, ayudando a reducir esa irritación de los tejidos que dan lugar al dolor, enrojecimiento, hinchazón y calor. Además, como ya citamos anteriormente, refuerza la función del hígado, incrementando el flujo de bilis que actúa como un limpiador del hígado pudiendo rejuvenecer las células hepáticas y recargar su capacidad para descomponer toxinas. También refuerza la formación de tejido sano.


Decía al principio que ayuda a combatir el cáncer, la artritis y el Alzheimer y, además del ya citado anteriormente, quiero destacar que los curcuminoides son unos potentes fitonutrientes de poderosas propiedades antioxidantes, y que contrarrestan los perjudiciales efectos de los radicales libres. También demostraron en pruebas clínicas realizadas en la UCLA que refuerza el tratamiento del Alzheimer al contrarrestar la inflamación inducida por la amiloide.


La cúrcuma debemos consumirla pura, en polvo, no bajo la forma de curry ya que éste contiene menor cantidad, con muy poca curcumina.


Ya para terminar os recomiendo la ingesta diaria de esta especia, incorporando a vuestra dieta, o en forma de cápsulas para mantener un estado de salud general ya que hay diversas investigaciones que evidencian su capacidad para prevenir la oxidación del colesterol, el cual resultaría beneficioso para el corazón, contiene una importante cantidad de vitamina B6 que reduciría el riesgo de enfermedades cardíacas y sería un buen protector contra las enfermedades degenerativas habiéndose demostrado en este último caso que hasta puede ser capaz de bloquear la progresión de la esclerosis múltiple.

Es un consejo de www.namaskar.es