LAS ARAÑAS

¿Cuantas veces oímos, o pronunciamos, esa exclamación?

Dentro del imaginario de animales peligrosos, las arañas ocupan un lugar destacado. Será por su forma extraña y aspecto sixiloso, enigmático y supuestamente amenazador. No obstante, también es cierto que para muchos de nosotros las arañas forman parte entrañable de nuestras primeras experiencias de descubrimiento de la naturaleza, la observación fascinante de la distinta arquitectura de sus redes, más o menos aparentes según el momento del día, con frecuencia empapadas de llovizna en las primeras horas; el ensayo de alertar el cazador e interrumpir su espera por el roce de una presa echada a destiempo en su trampa elástica. Seguramente no fastidiar a las pacientes arañas, fue uno de los juegos que las criaturas humanas, en nuestros primeros encuentros exploratorios que con la naturaleza llevamos repitiendo desde siempre.
Es por eso, que hoy en este artículo y en los que seguirán en las próximas semanas, pretendo romper una lanza a favor de estos fascinantes animales.


Figura 1

Como son..

Las arañas tienen longitudes corporales que oscilan entre los 0,5 mme los 9,0 cm que alcanzan algunos migalomorfos tropicales, las cuales llegan a capturar pequeños pájaros; con las patas extendidas ya que alguno de estos puede superar los 25 cm. La araña más grande del mundo es la Theraphosa blondi ( Fig. 1), o la tarántula goliat que puede llegar a medir 30 cm (incluida las patas), ambas son originarias de América.

Figura 2
Figura 3

El prosoma ( Fig.2 ) porta un par de quelíceros, un par de pedipalpos y cuatro pares de patas locomotoras. Dorsalmente disponen los ojos ( Fig. 3 ) y, en la cara ventral se abre la boca. Los quelíceros habitualmente llevan glándulas venenosas. Los machos de muchas especies emplean los pedipalpos para cortejar a las hembras, en cuyo caso pueden ser grandes o vistosos, y también como aparato copulador, que introduce una bolsa de esperma (espermatóforo) en el cuerpo de la hembra. El opistosoma ( Fig. 2) alberga en su extremo posterior glándulas sericígenas (productoras de seda) que se abren al exterior por unos pequeños mamelones llamados hileras ( Fig.2 ). Las hileras producen un fluido que se solidifica al contacto con el aire (el fluido es una disolución concentrada de proteínas, cuya estructura se transforma justo antes de salir, convirtiéndose en una forma insoluble que rápidamente se deshidrata y constituye la fibra de seda). Todas las especies de arañas producen seda y que utilizan para muy variadas funciones: cazar presas y envolverlas en ella; como adhesivo de otros materiales de construcción de túneles, trampas, etc. (sobre esta cuestión, nos ocuparemos en el siguiente artículo).

 ¿Se conocen muchas arañas ?

En la actualidad se tiene constancia de la existencia de 41.253 especies de arañas en todo el planeta, repartidas en 3.777 géneros, aunque el número total de especies existentes es, con alta probabilidad, unas tres o cuatro veces mayor del catalogado. Por otra parte, en la Península Ibérica y las Islas Baleares se conocen 1.172 especies de arañas distribuidas en 328 géneros.

 Alimentación

Figura 4
Figura 5
Figura 6
Figura 7

Voraces y feroces, las arañas adultas son típicos animales solitarios que no dudan en agredir cualquier presa, sin excluir sus semejantes. No obstante, esta tendencia no se manifiesta en los jóvenes, que generalmente son gregarios. Son fundamentalmente carnívoras y se alimentan exclusivamente de presas vivas, salvo las grandes migalas y licosas de los países tropicales que pueden matar y chupar pequeñas aves, ratones y pequeños reptiles; y las grandes Dolomedes ( Fig. 4 ), que capturan y devoran pequeños pescados. Presas habituales son los insectos. Aun cuando la mayoría de las arañas se muestran fuertemente eclécticas, algunas especies se distinguen por un régimen especializado. Así por ejemplo, Eresus níger ( Fig.5 ) ingiere fundamentalmente coleópteros del género Asida. Los Zodarion ( Fig.6 ), parecen alimentarse exclusivamente de hormigas. Algunos géneros de Disdéridos se alimentan principalmente de isópodos; las especies del género Scytodes ( Fig.7 ) se alimentan de pececillos de plata ( Lepisma ) aunque, en cautividad, pueden alimentarse de otros artrópodos y las especies del género Mimetus son cazadores especializados de otras arañas.

La manera de capturar sus presas es muy variado. La mayoría de los Licósidos cazan a la carrera, se abalanzan sobre los pequeños animales que el azar coloca en su camino. Los Saltícidos ( Fig. 8, 9 ) imitan en cierto modo a los felinos: acechan sus víctimas y después saltan sobre ellas. La mayoría de los Tomísidos ( Fig.10 ) cazan al acecho se agazapan bajo los capítulos de las flores compuestas y agarran a los insectos que van a libar. Las arañas sedentarias utilizan las trampas más diversas: tubos ( Atípido s) ( Fig.11 ), redes ( Theridiidos ), manteles ( Agelénidos ) ( Fig.12 ) o telas geométricas de una maravillosa arquitectura ( Argiópidos) ( Fig.13).

Figura 8
Figura 9
Figura 10
Figura 11
Figura 12
Figura 13

 Donde viven……

Algunas viven en agujeros excavados en el suelo o en huecos de la madera seca, forrados con la seda que fabrican, acechando presas que deambulan sobre la superficie; otras se mimetizar en las flores ( Fig.10 ), esperando al polinizador despistado, las más populares esperan la caída en la red de insectos que se mueven en el aire, y algunas de estas últimas se asocian con frecuencia a la vivienda humana. Argyroneta acuatica ( Fig. 14 ), es la única araña que pasa casi la totalidad de su vida bajo el agua. Destaca por la campana de aire que forma bajo el agua, la construye con una lámina de seda que está adherida a la vegetación submarina y el montón de aire mediante burbujas que transporta en su abdomen y las patas posteriores desde la superficie.


Figura 14

Comportamiento

La investigación del comportamiento de las arañas es un campo de grande interés. Aunque su capacidad de aprendizaje es modesta, hacen gala de una gran variedad y complejidad de comportamientos instintivos, sobre todo en el referente al cortejo y apareamento, al cuidado parenteral y a la construcción de telas. El cuidado parenteral, la atención activa a la progenie, se observó en distintas arañas. Así por ejemplo, los licósidos ( Fig.15 ) portan los huevos, encerrados o no en un botón, y cuidan los individuos juveniles hasta que estos alcanzan el desarrollo suficiente para capturar presas. Se conocen algunos casos de suicidio maternal, en los que las nuevas arañas obtienen del cuerpo de su madre el primer alimento.

Figura 15
Figura 16

Algunas arañas, como el género cosmopolita Argyrodes ( familia Theridiidae ), son cleptoparásitas ( roban a otras arañas sus presas ) manteniéndose al acecho en sus telas. Las especies del género Mycaria (familia Gnaphosidae) ( Fig. 16) practican el mimetismo de las hormigas, no sólo por su aspecto, sino por sus actitudes, levantando las patas anteriores hasta la posición de unas antenas. Lo mismo hace Sunpunna picta, que imita los movimientos de una avispa.

Se encuentras una araña, no la mates. Le queda mucho trabajo por hacer......

Es posible que la primera parte del fragmento de la conversación que tuve en el despacho de una buena amiga, la oyerais o manifestarais en vuestras casas: -....

      • - Tengo que pedir que me limpien todas esas telarañas..
      • - No lo hagas.. déjalas...
      • - Por qué ?
      • - Se acerca la primavera... por esa ventana entrarán muchas moscas... mosquitos... Esas arañas, harán que tengas muchos menos "visitantes" y no tendrás que utilizar aerosoles...
      • ................

Las arañas tienen una importancia vital para el medio. Cumplen un papel esencial para el mantenimiento del equilibrio natural, ya que son unas voraces depredadoras dentro de la escala en la que se mueven. Comen muchos insectos, más pequeños, y que podrían convertirse en verdaderas plagas si no cayeran en las redes para servir de comida a los arácnidos. Pero, como acontece a menudo, el hombre interfiere en el funcionamiento de la naturaleza para mal. Segundo los investigadores Samuel Prieto- Benítez y Marcos Méndez, la abundancia y el número de especies de arañas están disminuyendo la causa de algunos usos humanos del terreno. En especial, el tratamiento que sufren los sistemas agrícolas y pasteros por parte de los hombres está afectando gravemente a las arañas. Otro de los beneficios que pueden producir las arañas es la regeneración de los bosques. Mismo, tras un incendio, aunque las especies autóctonas mueran por el fuego, en seguida hay otras arañas que acuden al bosque quemado y que comienzan a "trabajar" para su regeneración. De hecho, el primero que encontraron los exploradores después de la desvastadora explosión del volcán Krakatoa, en 1883, fue una araña.

¿Detectores de contaminación ambiental ?

La araña tiene un truco que desconocíamos hasta ahora. Estas laboriosas tejedoras impregnan los hilos con una sustancia conductora que convierte la tela de araña en una trampa electrostática. Investigadores de la Universidad de Oxford acaban de publicar un estudio en el que analizan estas propiedades de las telas de araña y proponen utilizar un sistema similar para atrapar contaminantes atmosféricos de forma barata. El equipo de Fritz Vollrath estudió con detalle las estructuras construidas por la araña de jardín europea ( Araneus diadematus ) y comprobó que la carga eléctrica de las telarañas le permite atrapar pequeñas partículas del ambiente, como polen, aerosoles y, por supuesto, insectos. Por un principio físico muy sencillo, afirman, es la propia tela de araña la que se mueve hacia los objetos, independientemente de que sean positivos o negativos. Esto explica por que recogen partículas con tanta eficiencia, insisten, y por que atrapan tantos insectos.
Vollrath propone utilizar las arañas de jardín como detectores de la contaminación ambiental, dada la capacidad de estas telarañas para recoger partículas del ambiente. "La atracción eléctrica arrastra estas partículas hasta las redes", asegura, "de modo que podríamos recogerlas y utilizarlas para monitorizar los niveles de contaminación para detectar, por ejemplo, pesticidas que podrían estar dañando a las poblaciones de abejas".

 Derechos de imagen, patentes, productos y servicios....

Si alguno de nosotros pudiera tener alguno de los derechos señalados previamente, os aseguro que nos relacionaríamos en la lista Forbes, con personajes tales como Amancio Ortega o Bill Gates. Veremos algunos ejemplos hoy y en las próximas semanas, sobre la utilización de las arañas en algunas de las distintas manifestaciones culturales y, a partir de ellas, vosotros mismos deduciréis los enormes servicios que estos animales pueden prestar, además de los ya indicados previamente.


Figura 17

En la mitología

Las arañas tomaron parte en fábulas mitolóxicas desde tiempos inmemoriales a lo largo de todo el mundo. Esta presencia en numerosas culturas está relacionada sin duda con la distribución cosmopolita de los arácnidos. En el antiguo Egipto, las arañas estaban relacionadas con la diosa Neith en su faceta de fiadora y tejedora de destinos. Este nexo continuó posteriormente con la diosa babilónica Ishtar y la griega Atenea.

Nunca un animal fue tan repudiado y temido; no obstante, la poética visión griega de estos bichos, los convirtió en los sucesores de la que quizás es una de las más acertadas fábulas de la mitología. La leyenda antigua más famosa de todas es la historia que cuenta la competición que llevaron a cabo a diosa griega Atenea y la princesa Aracne. Aracne fue una gran tejedora que alardeó de ser más habilidosa que la divina Minerva, equivalente romana de Palas Atenea, diosa de la artesanía y la sabiduría. Minerva, ofendida, entró en competición con Aracne, pero, según cuenta Ovidio, no pudo superarla. Además, el tema elegido por Aracne, los amores de los dioses, fue ofensivo, y Minerva la transformó en una araña( Fig.17 ).

En la mitología de los pueblos nativos americanos, la araña se encuentra de nuevo en la leyenda del nacimiento de la constelación Osa Mayor. Según esta leyenda, siete hombres se transformaron en estrellas y subieron al paraíso trepando por una tela de araña desenrollada.

 En el arte

  Figura 18

Sin duda uno de los lugares en los que el arte parietal mesolítico fue bien estudiada es el Levante Ibérico. En dicha zona, se descubrió la hermosa escena de la recolección de la miel de la Cueva de la Araña (Valencia)

  Figura 19

La historia de Aracne inspiró uno de los cuadros más interesantes de Velázquez: La fábula de Aracne, conocido popularmente como "Las hilanderas", en el que el pintor representa dos de los momentos importantes del mito.

  Figura 20 

Simon reúne arañas y las aloja en su estudio, donde estas tejen entre varas de plástico. Cuando las arañas concluyen su tarea, las devuelve a su hábitat natural. Luego procede a pintar las telarañas.

  Figura 21  Imagen cedida por A. Romero. Tomada en Tokio 

La araña Maman (Mamá), de casi 10 m de altura pesa más de 10 Tn. Es una escultura en bronce, mármol y acero inoxidable de la escultora y artista francesa naturalizada estadounidense Louise Caroline Bourgeois (1911-2010).