¿PARA QUÉ SIRVE LA BIODIVERSIDAD?

 

Si estamos perdiendo biodiversidad, ¿qué más estamos perdiendo? o, para ¿qué nos sirve conservar la biodiversidad ?

A mis alumnos, cuando les propongo considerar estas cuestiones en los seminarios, les pido que me pongan algunos ejemplos sobre los beneficios de la biodiversidad y de los servicios que proporcionan los ecosistemas. Os confieso que, al margen del ejemplo emblemático del descubrimiento de la penicilina (como contribución que pueden hacer los organismos en el campo de la biomedicina) y del de la agricultura, pesca y silvicultura, (como pilares fundamentales de las estrategias de desarrollo de los países) (Fig. 1), el numero es prolijo y pocas veces podemos afrontarlo en un par de clases y al igual que en las líneas que siguen, abordamos algunos ejemplos.


Figura 1

La biodiversidad debe entenderse como un sistema complejo que alberga un gran número de beneficios para el ser humano. No obstante, no debemos olvidar que en los sistemas complejos, o prácticamente en cualquier sistema, la utilización de estos recursos debe hacerse con la mayor eficiencia posible.

 
Fig. 2. Valoración de los productos de la biodiversidad (Fuente: Pearce y Moran, 1998)

 

 
Fig. 3. Biodiversidad, funcionamiento de los ecosistemas, servicios de los ecosistemas y bienestar humano (Fuente: Millennium Ecosystem Assessment, 2005)


 


Fig. 4. Relaciones entre biodiversidad, servicios ecosistémicos y bienestar humano (Fuente: Millennium Ecosystem Assessment, 2005)

En las Figuras. 2, 3 y 4 se sintetizan dichos beneficios y, por ende, lo que implica la extinción de especies, el deterioro de los ecosistemas y la urgente necesidad de que emprendamos acciones correctoras ya que, tanto la pérdida de biodiversidad como el deterioro de los ecosistemas generan- directa o indirectamente- efectos negativos en los valores siguientes:

 

VALORES DE USO DIRECTO

Comprende manifestaciones de la biodiversidad susceptibles de convertirse en bienes o recursos, mayoritariamente tangibles, y que se valoran directamente en el mercado, como los alimentos, madera, plantas medicinales, etc. Tales productos pueden tener o no un precio monetario en el mercado, pues muchos de ellos se obtienen para autoconsumo.

Las plantas son las que más han contribuido a ello, de momento. Al lado de las plantas, también se han encontrado compuestos interesantes para el hombre en microorganismos y animales. Por otra parte, el medio  marino empieza a revelarse como fuente de productos bioactivos extraordinariamente prometedora. Todo ello sugiere que el estudio  la conservación de la biodiversidad tiene un gran valor añadido, directamente utilitario.

 


Figura 5

Alimentos 

La biodiversidad proporciona alimentos a los humanos y de ahí viene la fundación de todas nuestras industrias alimentarias. En 1997, la agricultura global proporcionó el 95% de toda la proteína vegetal y el 99% de la energía consumida por los humanos (Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, 1995), El desarrollo y subsecuentes avances en la agricultura permitieron la expansión continuada de la población humana desde un total global de 4 millones de cazadores-recolectores hasta los actuales 6 millones (Cohen, 1995), aunque las desigualdades hacen que parte de la población humana sea obesa y mucha se encuentre desnutrida al nivel de inanición o superándolo

De las 300.000 o más especies de plantas con floración, unas 12.500 se consideran como comestibles para los humanos, aunque si consideramos el uso ocasional, se abarca un número mayor (Rapoport y Drausal, 2001). Y solo, alrededor de 200 especies de plantas han sido domesticadas para producir alimento. Sin embargo, en la actualidad, más del 75% de provisión de alimento para la población humana (en términos de consumo de energía) se obtiene directa o indirectamente de solo 12 tipos de plantas (bananas, plátanos, alubias, yuca, maíz, mijo, patatas, arroz, sorgo, soja, caña de azúcar, batatas, trigo)

La diversidad de las especies animales que son explotadas para producir alimento es más difícil de enumerar, resultando que aunque un amplio rango de ellas son consumidas o proporcionan productos para el consumo (por ejemplo, leche) la mayor parte del consumo se concentra en una proporción pequeña de estas especies. Los animales de los que se hace un uso directo o indirecto incluyen grupos de insectos (mariposas nocturnas, escarabajos, avispas y abejas), crustáceos (gambas, langostinos, centollos....), moluscos (bivalvos, gasterópodos, cefalópodos), equinodermos (erizos, pepinos de mar) y vertebrados (peces, anfibios, reptiles, aves, mamíferos).

Sean plantas o animales, la diversidad de organismos explotados para producir alimento, sigue siendo más bien limitado cuando se compara con su diversidad global.

 

Medicina

Los productos naturales han sido reconocidos desde hace mucho tiempo como una fuente importante de medicinas de eficacia terapéutica y más del 60% de la población humana confía en la medicina natural para los cuidados primarios de la salud (Harvey, 2000).

De los 520 nuevos fármacos aprobados entre 1983 y 1994, el 39% fueron productos naturales o derivaron de ellos. Es más, de los 20 fármacos no-proteicos  mejor vendidos en 1999, nueve derivaron directa o indirectamente, de productos naturales que combinados suman, unas ventas anuales de más de 1.600 millones de dólares (Harvey, 2000)

Sin embargo, y de acuerdo con un reciente estudio internacional, cientos de especies vegetales medicinales, cuyas sustancias químicas, generadas naturalmente, conforman la base de más del 50 % de los medicamentos, están en peligro de extinción. Esta situación ha llevado a los expertos a hacer un llamamiento a la acción para “garantizar el futuro de la medicina mundial”

Algunos ejemplos de fármacos recientemente desarrollados:


Figura 6 e Figura 7

Taxol (Fig. 6). El tejo americano contiene el componente taxol, que mata a las células cancerosas de una manera diferente a la de otros agentes quimioterápicos y éste se ha mostrado como uno de los fármacos más prometedores en el cáncer de mama y ovario. Ha llegado a ser el agente anti-cáncer mejor vendido de la historia (se estima una cifra de ventas que supera los 1.000 millones de dólares anuales).

Veneno de la Caracola (Fig. 7). Se ha encontrado una amplia diversidad de compuestos peptídicos en los venenos de las caracolas de arrecifes tropicales. Uno de ellos, se ha revelado como un potente analgésico capaz de mantener vivas las células nerviosas tras una isquemia.


Figura 8

 

Lucha contra plagas (Fig. 8)

A través de la evolución, las plantas han seleccionado mecanismos de defensas contra el ataque de parásitos. El uso de enemigos naturales para controlar especies consideradas como problemáticas está extendiéndose cada vez más y se presenta como una alternativa a pesticidas respetuosa con el medio ambiente.

Los retornos económicos de los programas de control biológico pueden ser enormes, estimándose que el valor monetario de las ganancias anuales en alimento o en la producción de otras cosechas supera varias veces la inversión global en los programas de control.

 

Ecoturismo

Es una de las industrias de crecimiento más rápido a nivel mundial. En 1998 se estimó que 157-238 millones de personas participaron en actividades de ecoturismo a nivel internacional, contribuyendo con 9.300-233.000 millones de dólares a los ingresos nacionales. 

 

VALORES DE USO INDIRECTO.

Incluyen los beneficios funcionales de los sistemas biológicos, llamados “servicios de los ecosistemas”. La correcta conservación de estas funciones ambientales de la biodiversidad es de vital importancia en aspectos como los mecanismos de regulación atmosférica; climática, hidrológica, ciclo de nutrientes, así como en procesos como la fotosíntesis, la polinización o la formación de suelo.

Estos servicios pueden ser considerados “de alguna manera” como “gratuitos” por el hecho de que no son objeto de comercio directo en el mercado, pero esta percepción es perjudicial para su mantenimiento. Por consiguiente una especie de “poco” valor inmediato para el hombre puede dar lugar a la disminución correspondiente de la especie económicamente importante.

 

Ética y Cultura

Por favor, dejad que los demás disfruten de las flores". Pero cuando los carteles de madera empezaron a desgastarse, fueron sustituidos por otros  en los que decía "Dejad que las flores vivan"

Cada especie representa los resultados de millones de años de evolución, una lucha por la supervivencia que la hace apta para la vida actual por lo que la pérdida de biodiversidad es un acontecimiento trágico e irrecuperable

Una ética de conservación es la que aspira a legar como herencia recursos naturales a las generaciones futuras, el valor del conocimiento de la biodiversidad.

La proverbial miopía de la especie humana no debiera impedirnos que todo lo que hagamos en beneficio de la biodiversidad lo hagamos en beneficio propio. Las decisiones encaminadas a la conservación de la biodiversidad no pueden esperar a tener las respuestas a todas las preguntas que ahora nos preocupan. Debemos empezar a tomar decisiones y la primera debe ser preventiva y radica en la educación. Debiéramos intentar interiorizar la biodiversidad y estimarla. Siempre será mas difícil estropear aquello que amamos (Bellés, 1998).

 

Para saber más……

Bellés, X. 1998. Supervivientes de la Biodiversidad. Rubens Editorial, S.L. Barcelona

Cohen, J.E. 1995. How Many People Can the Earth Support ? Norton, New York

Harvey, A. 2000. Strategies for discovering drungs from previously unexplored natural products. Drug Discovery Today, 5: 294-300

Kevin J.G. and J.I. Spicer. 2004. Biodiversidad. Introducción. Editorial Acribia S.A. Zaragoza

Millennium Ecosystem Assessment, 2005. Ecosystem an human wellbeing: synthesis. Island Press, Washington. D.C.

Pearce, D. and Moran, D. 1998. The economics of biological diversity conservation. In: Conservation Biology for the Coming Decade. Ed. P.L. Fielder and M. Kaireva, Champman and Hall, New York

Rapoport, E.H. and Drausal, B.S. 2001. Edible plants. In: Encyclopedia of Biodiversity, Vol. 2 (ed. S.A. Lavin), pp. 375-382. Academic Press, San Diego, Ca