NOVIEMBRE   




Acaba la temporada de máxima producción y llegan la lluvia y el frío. Si siempre es importante mantener la tierra protegida, en la época otoñal (y en el invierno ya cercano) aún lo es más, para evitar que se desestructure por efecto de los agentes atmosféricos. Sobre todo en caso de lluvias abundantes, se pueden originar graves erosiones y pérdida de nutrientes por lixiviación. Así mismo, el descenso de las temperaturas ralentiza la acción microbiana. Para mitigar al máximo el efecto de la lluvia y el frío, recubrimos nuestros bancales con hojas procedentes de los robledales y castañares próximos.


TRABAJOS GENERALES:





LUNA  CRECIENTE
  En el campo
  • Plantar árboles, setos y viñas.
  • Juntar el estiércol para la primavera.
  • Es la mejor época para los acodos.
  En la huerta
  • Sembrar groselleros y aromáticas.
  En el jardín
  • Sembrar rosales, trepadoras y bulbos de tulipanes.
  • Podar a ras de suelo los rosales.



LUNA MENGUANTE
  Árboles
  • Sembrar los ejemplares de raíz desnuda.
  • Podar sin medo pues el frío impide el desarrollo de las yemas.
  Rosales
  • Sembrar los ejemplares de raíz desnuda.
  En el campo
  • Eliminar las ramas secas de las viñas y los árboles.
  En la huerta
  • Atentos para proteger las hortalizas más débiles.
  • Sembrar las hortalizas indicadas más abajo.
  En general
  • Recoger hojas y ramas.
  • Limpiar los árboles de líquenes y musgos.
  • Colocar tutores a las plantas que los necesiten.
  • Dejar las abejas en reposo.
  • Aflojar la tierra donde no tengáis plantaciones para mejorar la acción de los agentes atmosféricos.


SEMBRAR DIRECTAMENTE AL AIRE LIBRE:
Ajo, Alcachofa, Borraja, Centeno, Escarola, Espinaca, Fresa (plantas), Guisante, Habas, Lechuga, Rábanos.

SEMBRAR EN SEMILLEROS DE CAMA CALIENTE:
Endivia, Zanahoria.

SEMBRAR EN SEMILLEROS AL AIRE LIBRE, SIN PROTECCIÓN:
Cebolla, Coles.