JUNIO   




Florecen las patatas. Hay una elevación notable de las temperaturas; esto, unido a la humedad aún persistente, especialmente si la primavera fue lluviosa, hace que nuestra huerta necesite de continua atención: habrá que plantar, trasplantar, recoger …, o sea, que habrá que hacer lo que más nos gusta pero sin olvidar que estas condiciones de humedad y temperatura también son excelentes para el desarrollo de insectos, hongos, bacterias, malas hierbas, etc.,... a los que les habrá que prestar una atención especial. 

TRABAJOS GENERALES:





LUNA  CRECIENTE
 Árboles

 

 

  • Eliminar las ramas que ya florecieron.
  • Recortar los sarmientos de las trepadoras.

 

 

  En el campo
  • Labrar las tierras.
  • Segar la hierba.
  En la huerta
  • Sembrar las moreras y lo indicado más abajo.
  • Injertar cítricos, higueras, castaños, melocotoneros, almendros.
  • Trasplantar coles, judías, lechugas y apio.
  • Desmochar guisantes y melones trepadores.
  En el jardín
  • Plantar geranios.
  • Sembrar anémonas, claveles, ranúnculos, jacintos y tulipanes.
  • Plantar geranios.



LUNA MENGUANTE
  En el jardín
  • Sembrar gladiolos y amarilis.
  • Acodar las camelias.
  En el campo
  • Eliminar sarmientos inútiles de las viñas.
  • Segar.
  En la huerta
  • Escardar.
  • Recolectar hortalizas.
  • Regar.
  • Colocar a secar ajos y cebollas.
  • Recolectar la miel.
  En general
  • Recortar setos.
  • Recoger semillas.


A partir de estas fechas y durante todo el verano, sobre todo cuando hace mucho calor, es recomendable trabajar a primera hora de la mañana para no exponernos excesivamente a los rayos de sol. Esas primeras horas ofrecen unas temperaturas muy agradables y el hermoso espectáculo del despertar de la Naturaleza con el  rocío cubriendo la huerta, los primeros cantos de los pájaros, los aromas emergentes,... Estas horas son óptimas para el riego, pero teniendo en cuenta de no mojar las hojas. 

Como estamos en una época de gran crecimiento vegetativo, vamos a empezar a recoger materia orgánica para ir preparando el compost. 


SEMBRAR DIRECTAMENTE AL AIRE LIBRE:
Acelga, Achicoria, Albahaca, Apio, Calabacín, Calabaza, Endivia, Escarola, Hinojo, Judías, Lechuga, Maíz, Nabo, Pepino, Perejil, Puerro, Rábano, Remolacha roja, Zanahoria.

SEMBRAR EN SEMILLEROS AL AIRE LIBRE, SIN PROTECCIÓN:
Acelga, Brócoli, Coles de Bruselas, Coliflor, Endivia amarilla, Escarola, Espinaca, Lechuga, Repollo para cosechar en el otoño-invierno.