LUCHA CONTRA LAS HELADAS

Durante la época de plantación, y para saber que no habrá heladas, es una buena costumbre, plantar en nuestra huerta alguna planta de espino blanco o espino albar silvestre. Es un magnífico indicador ya que comienza a florecer en la época en que estamos seguros de que no habrá más heladas. 

Un buen sistema preventivo contra las heladas consiste en mantener una elevada humedad ambiental. Con ello conseguimos que cuando desciende la temperatura por debajo de cero grados nuestra plantas se recubran de hielo y este permanezca húmedo, reduciendo la evaporación y, simultáneamente rebajando la conducción del calor. 

¿Cómo lograrlo?

Para ellos dispondremos sobre nuestros cultivos un sistema de nebulización, con un termostato que dispare su funcionamiento cuando la temperatura descienda de dos grados sobre cero.

Cuando la temperatura empiece a bajar de cero se formará una capa de hielo sobre la planta y la mantendrá protegida en un ambiente húmedo (con el nebulizador funcionando) con una temperatura que se mantendrá estable en 0ºC.