MELISA O TORONJIL
(Melissa officinalis L.)

 

La melisa es en una planta medicinal relajante por excelencia, constituyéndose en una de las más utilizadas cuando necesitamos relajar nuestro cuerpo y nuestra mente gracias a sus virtudes sedantes.

 

CARACTERÍSTICAS

  • Procede de Europa central y meridional.
  • Es una planta herbácea, perenne, de tallo erguido cuadrangular y cubierto de vello. Tiene un aspecto que recuerda a la ortiga, aunque sus hojas no irritan la piel. Sus flores son muy pequeñas y con colores que van del azul al amarillo pálido.
  • Posee un agradable aroma a limón, especialmente cuando se friegan las hojas, que atrae a las abejas y por eso se considera una planta muy melífera.
  • Es una planta que prefiere los ambientes frescos y que crece bien a la sombra de chopos y castaños. Entre sus propiedades más conocidas destaca el efecto sedante y balsámico, ya que constituye un magnífico tónico relajante que disminuye la ansiedad y el nerviosismo, razón por la que ya en el siglo XVII, los carmelitas descalzos la utilizaban para preparar el " Agua del Carmen, un licor muy eficaz contra las crisis nerviosas.

 

RECOLECCIÓN

Se utilizan sus hojas y se recogen dos o tres veces al año, con tiempo seco, y se dejarán secar lentamente, en un lugar sombreado y ventilado en el que no se deberán superar los 40º C en cuyo caso tomará un color marrón. También se pueden utilizar las hojas frescas y los brotes.

 

PROPIEDADES MEDICINALES

  • Su principal efecto es como sedante y ligeramente hipnótica por lo que se puede utilizar como tranquilizante en casos de insomnio, ansiedad y taquicardia, así como en cefaleas y espasmos abdominales de origen nervioso.
  • Equilibra el sistema nervioso siendo de grande ayuda en casos de estrés y depresión nerviosa. Además tiene propiedades antiespasmódicas, antiinflamatorias y carminativas. También destacan sus propiedades antisépticas que la hacen muy eficaz frente a hongos y virus. Se puede usar además en casos de mareos, náuseas, indigestións, acidez, dolor cólica, flatulencia y otros trastornos gástricos provocados por la tensión nerviosa.

 

UTILIZACIÓN

Se puede utilizar tanto interna, como externamente. Internamente se recomienda una o dos cucharadas por taza de agua, tomando 3 o 4 tazas diarias.
Externamente puede emplearse en forma de compresas (infusión de 30 grs. de planta por litro de agua), baños (añadiendo la misma cantidad anterior en el baño) o en fricciones (en este caso se utiliza en aceite esencial) en casos de herpes o infecciones cutáneas y con el yugo fresco de la planta se mitigan los proídos de las picaduras de insectos o se cicatrizan pequeñas heridas superficiales.

 

PREPARACIÓN

  • El agua de melisa se prepara dejando en remojo 200 gramos de melisa fresca, en un litro de alcohol etílico, durante 9 días. Luego se cuela y tomarán 15 a 25 gotas en agua tibio, dos o tres veces al día, para regular la tensión nerviosa, para el insomnio, para dolores de cabeza y reglas dolorosas, etc.
  • El "Agua del Carmen" se prepara mezclando: 2 gr.de hojas, 4 gr. de codia de limón, 2 gr. de nuez moscada, 1 gr. de clavo de olor y 100cc. de alcohol de 60°. Se deja macerar 24 horas y luego se destila a baño maría. Se tomarán 1 o 2 cucharillas diluidas en agua. Se dice que una infusión con 30 gr. de hojas y flores por litro de agua, tomando dos tazas diarias, durante 2 meses consecutivos, estimula la memoria.

 

CONTRAINDICACIONES

Su uso no es aconsejable para personas con hipertiroidismo, así como la mujeres embarazadas o durante la lactancia. No consumir combinada con plantas excitantes como el té o el café.