LAVANDA 
(Lavándula Latifolia Medicus)

 

Las flores de la lavanda tienen propiedades curativas en aficiones de garganta, tales cómo irritaciones; es sedante y útil en neuralgias. Las partes activas tienen sobre todo aplicaciones externas, en baños, compresas y desinfección de llagas y heridas. ES útil nos primeros síntomas de los procesos gripales. 

 

Familia de las labiadas.

 

CULTIVO

Abunda en la zona mediterránea donde prospera en terrenos secos, soleados y de naturaleza calcárea. Posee una raíz gruesa de unos 40 cm de longitud. Se cultiva desde el nivel del mar incluso los 1600 metros, aunque abunda más entre los 700 y los 1.500 m.. Prefiere las alas orientadas al sur. Llega a alcanzar hasta 1,5 m. de altura. Sus hojas son de color verde agrisada y sus flores forman espigas muy parecidas a las de la lavanda pero más compactas. Florece en verano con abundante flores de color lila y aroma intenso.

 

REPRODUCCIÓN

  • 1. la reproducción por semillas no es muy aconsejable dado el suyo bajo poder germinativo, que se podría incrementar notablemente sumergiendo las semillas en agua oxigenada comercial (al 30%) durante 24 horas para posteriormente lavarlas y dejándolas secar unas horas a la temperatura ambiente. Las plantas así obtenidas no son clones de las madres debido a la polinización cruzada con otros ejemplares. 
  • 2. La reproducción por gallo se hace en invierno cortando ramas nuevas (de plantas adultas) a las que se elimina lo escapo floral antes colocarlas en el vivero y regarlas convenientemente. 
  • 3. La reproducción por división de pies, que también se realiza en invierno, da muy buenos resultados.

 

PROBLEMAS

Como planta silvestre presenta gran resistencia a las plagas aunque esporádicamente los brotes nuevos pueden sufrir ataques de pulgón. También sus raíces pueden sufrir ataques de hongos que pueden ser prevenidos mediante una buena drenaje e insolación. en caso de ataque por hongos es conveniente arrancar las plantas afectadas y quemarlas, no volviendo a plantarlas en él mismo sitio hasta pasados tres años.

 

USOS MEDICIONALES

  • Los numerosos principios activos de esta planta, entre los que destacan el linalol, lo ciñe te y el alcanfor le confieren a sus aceites esenciales propiedades medicinales muy interesantes.
  • Sus flores, consumidas en tisanas, tienen efectos sedante, antirreumático, digestivo, tónico, diurético, antiséptico, antiespasmódico, y para combatir cólicos y flatos e indigestiones. 
  • Las flores de lavanda colocadas debajo de la almohada, nos relajan, ayudándonos a dormir mejor. 
  • En infusión, o su aceite esencial, aplicado sobre las heridas, las desinfecta y ayuda en la cicatrización.

 

RECOLECCIÓN

Cuando la espiga floral presenta las flores de la mitad superior abiertas y las del tercio inferior secándose, se cortan las flores por arriba de las hojas, para no perder calidad de los aceites esenciales y afectar el tontos posible a la planta.

 

PODA

Al rematar de florecer, la finales del verano, conviene hacer una poda fuerte, de unos 20 cm. para que la planta mantenga su bueno aspecto. En plantas nuevas en conveniente realizar uno despunte de los botones florales para estimular el crecimiento del arbusto.