CALÉNDULA
(Calendula officinalis)

 

Una flor maravillosa. Antiséptica, anti inflamatoria y cicatrizante. Hay más de 3.000 años los egipcios consideraban a la caléndula una planta milagrosa, los griegos y romanos la utilizaban para curar muchas de sus enfermedades. Hoy en día tiene varios usos medicinales y cosméticos.

 

Familia: asteraceae. 

 

Situación: Pleno sol, aunque tolera lana semisombra

 

CULTIVO

  • Provienen de zonas mediterráneas, seguro de Egipto. ES una planta anual que origina matas de una altura de 40-50 cm. Su floración dura casi todo el año, pero es más intensa en verano. Para tener buena floración es conveniente ir retirando las flores secas. 
  • Resiste bien el frío, hasta -10ºC. Hay que regala con regularidad, especialmente durante la floración, pero no le gustan los lugares húmedos.
  • Prefiere los suelos ligeros, bien abonados y bien drenados, aunque es poco exigente.
  • Sus flores frescas se usan en ensaladas. Secas y molidas se usaban cómo colorante para sustituir al azafrán en los guisos (azafrán de los pobres), aunque su sabor es diferente.La reproducción se hace por semillas, por lo que es conveniente dejar secar algunas flores para proveernos para el año siguiente. No suele tener muchos problemas, aunque el pulgón puede atacar los brotes tiernos o, si la cultivamos en zonas húmedas pode sufrir ataques de oidio.

 

PROPIEDADES MEDICINALES

Antiinflamatorias, antisépticas, calmantes, antibióticas, y para tratar indixestións, sudorífica, úlceras estomacais y conxuntivite. 
Para curar heridas infectadas, o de difícil curación, se pode aplicar una cataplasma de planta fresca machacada (la prostaglandina que contiene los triterpenos, sobre todo el faradiol, demostraron ser los principios antiinflamatorios más importantes). 
Produce una acción emmenagoga, como regulador de los períodos menstruais y calmante de los dolores característicos. 
Se la considera calicida, ayudando a la desaparición de espullas víricas de la piel, debido a su contenido en ácido acetilsalicílico. 
El aceite de caléndula es uno de los mejores remedios para aliviar las queimaduras. Se elabora dejando macerar durante un mes, en un recipiente de cristal cerrado hermeticamente, un puñado de flores en un litro de aceite de oliva. Mantenerlo 40 días en un lugar sin sol. Se aplica como un bálsamo.