ALOE VERA
(Aloe Vera)

 

De todas las especies vegetales conocidas, pocas reúnen las maravillosas propiedades curativas que posee el Aloe Vera.

Familia: liliaceas. 

Situación: pleno sol.

 

ALGUNAS CARACTERÍSTICAS

  • Es una planta plurianual procedente de Africa propia de climas cálidos o semicálidos pero que no soporta bien el exceso de humedad. Crece originariamente en zonas áridas y rocosas, normalmente entre 600 y 1800 metros de altitud. 
  • Es una planta fácil de cultivar por lo que no debe faltar en ninguna huerta, bien sea con fines hornamentales, o por sus propiedades terapéuticas. Si la plantamos en maceta ponerles en la parte inferior una capa de graba para facilitar una drenaje perfecta.
  • En el hogar resulta muy útil dada su capacidad para absorber gases tóxicos como el formaldehido, el benceno o el tricloroetileno, presentes en pinturas, fibras sintéticas,aislantes, y otros materiales utilizados en la construcción. 
  • Es una planta que la diferencia de la mayoría absorbe anhídrido carbónico lo pones día y desprende oxígeno por la noche.
  • No confundir el aloe con las conocidas cómo gallinas (agaves), que son muy duras y fibrosas. Las plantas expuestas al sol directo pueden presentar hojas amarronadas, y las plantas nuevas pueden presentar en sus hojas líneas o puntos blancos.

 

CULTIVO

Aunque es una planta resistente hay que protegerla del frío y del exceso de humedad (se pudre). Prospera bien a pleno sol, pero también en zonas de sombra, tanto al aire libre como en interiores.

 

REPRODUCCIÓN

Por trasplante de los numerosos hijos que suelen salir en las plantas de varios años. Al trasplantarlos no se deben regar en una o dos semanas, hasta que cicatricen las heridas.

 

PROPIEDADES MEDICINALES

  • Contiene las 13 vitaminas que necesita nuestro organismo, con excepción de la vitamina D que podemos producirla, así como numerosos minerales (hierro, calcio, fósforo, magnesio, manganeso, potasio, cromo, cobre, cinc, selenio, silicio y germanio) y aminoácidos (19 de los 22 que necesita nuestro organismo). Además su consumo acerca encimas, esteroles, antraquinonas, saponinas y mono y polisacáridos. 
  • Destacan, entre otras, sus propiedades cicatrizantes, antibióticas, digestivas, coagulantes, regeneradoras celulares y desintoxicantes. Son más ricas en principios activos las plantas de más de tres años, de las que comenzaremos utilizando las hojas más bajas y grandes, y cuyo corte cicatrizará sin problemas. 
  • Para heridas, quemaduras, infecciones... cortar una hoja al largo y colocar la parte mucilaginosa sobre la zona a tratar. Se pode sujetar con una venta. El Aloe ayuda la una cicatrización rápida e impide la formación de queloides, ya que regenera el tejido. 
  • Para reducir el colesterol consumirlo habitualmente en forma de jugo ya que sus ingredientes el emulsionan y facilitan su eliminación del organismo, pudiendo conseguir reducir entre 12 y 14 puntos el colesterol en la sangre consumiendo una dosis diaria. Para las manchas de la piel aplicar directamente la gelatina del aloe sobre estas. Elimina la acumulación de melanina que las origina. 
  • Para su uso interior se pode consumir la pulpa; para eso se le quita la piel y se consume el interior. Su sabor es muy amargo debido a la presencia de acibar, que se pode reducir si una vez eliminada la piel la lavamos con abundante agua. En el caso de quemaduras es muy recomendable aplicar aloe ya que se consigue una rápida cicatrización, puesto que regenera las células, al tiempo que por sus propiedades antisépticas evita la infección.