AJEDREA
(Satureja montana)

 

Las propiedades afrodisíacas de la planta ajedrea viene desde tiempos remotos. En la antigua Grecia a ajedrea era consagrada a Dionisos, en cuya honra celebraban grandes orgías. Era tal la fama de esta planta medicinal que en la antigüedad los frailes no podían plantarla en sus huertos porque decían que era una hierba del amor.
Nombre científico: Satureja montana
Nombre en Castellano: ajedrea, hisopillo, morquera, saborea, salsa de pobre, hierba de San Juan.
Nombre en gallego y portugués: néboda, nébeda, saboroso, segurelha
Nombre en otros idiomas: sajolida, sajurida, sabotida, herba d´olives (catalán); sarriette, savourée (francés); savory (inglés); bonekruid (holandés); bohnenkraut, pfefferkraut (alemán)

 

 

Crece en los suelos calcáreos y soleados de Europa meridional, del Mediterráneo al mar Negro, y hasta los 1600 metros de altitud.

 

 

La usaban habitualmente los romanos antes de la incorporación de las epecias más exóticas procedentes de Oriente. De esa época se conserva la receta de una salsa elaborada con ajedrea y vinagre. Plinio utilizó la nomenclatura de “satureja” para englobar a catorce especies similares del mediterráneo. El emperador Carlomagno ordenó el cultivo de árboles frutales y hierbas aromáticas (entre ellas la ajedrea) en todas las huertas. Era aficionado a su utilización en los asados de ternera.
Tanto la ajedrea de monte como la de jardín, presentan unas indicaciones similares, y se han catalogado entre las hierbas más fragantes que existen.

Curiosidades:

Tradicionalmente, se cree que su cultivo cerca de plantas de legumbres repele a los pulgones y a los gorgojos.
Virgilio recomendaba su plantación cerca de las colmenas para obtener una miel con las propiedades de la ajedrea.

 

Familia: Labiadas

Es una pequeña planta vivaz, de 15 a 30 cm de altura, muy ramificada, leñosa por la base y de tonos purpúreos. Presenta numerosas hojas pequeñas, opuestas y pubescentes, de color verde grisáceo, lineales-oblongas y estrechamente lanceoladas, de 2 a 3 cm de longitud.
Las flores son bilabiadas, de color blanco con tintes rosáceos y se agrupa en pequeños glomérulos cimosos repartidos por la parte superior del tallo. La corola es bilabiada.
Los frutos son aquenios de color negro.
Toda la planta desprende una fragancia que recuerda a la del tomillo.

 

 

Se puede ir utilizando en fresco (puntas de talos tiernos), cuando la necesitamos. Para licores se usará una rama florida. Si queremos secarla cortaremos los tallos justo antes de que florezcan y los colocaremos a la sombra y en una zona seca y ventilada, colgándola por el tallo.

 

 

 

Es una hierba de olor muy fuerte que enmascara la otras hierbas por lo que es recomendable usarla con moderación. Tiene sabor picante. Se suele emplear como aliño de olivas, macerar vinos y licores, o en grandes potajes o asados.

 

 

El aceite esencial se compone de carvacrol, p-cimeno, linalol y timol y es antimicrobiano, más que los de romero, lavanda o tomillo, y actúa tanto sobre gérmenes Gram + (estafilococos y estreptococos especialmente) como Gram – (colibacilos) y ciertos hongos (Candida albicans).
Se administra a nivel respiratorio, urinario y en forma de enjuagues en el tratamiento de abscesos dentarios (caries infectadas) y de la micosis de la boca. Se comenta además que los ácidos fenoles que tiene ejercen una acción antiviral
Contiene taninos que lo hacen actuar como antidiarreico, astringente y cicatrizante. 
La ajedrea tiene un discreto efecto sedante, por lo cual se asocia muy bien con otras plantas sedantes y espasmolíticas como la valeriana o la melisa.
Su administración en formas concentradas (tinturas, aceite esencial) es útil en las infecciones respiratorias y urinarias.
El aceite esencial es un irritante directo sobre la piel, por lo que no se recomienda este tipo de aplicación externa. Se ha indicado en ocasiones en el tratamiento del dolor dentario, aplicado sobre el diente cariado doloroso.
Actúa como repelente de insectos. 
Se puede utilizar cómo afrodisíaco ya que aumenta la actividad sexual.