ZANAHORIA
(Daucus carota)

Lo que conocemos como zanahoria es en realidad la raíz de la planta. Es alargada, cilíndrica, carnosa y crujiente, puede ser de diversos colores y se utiliza como carácter de selección varietal. Inicialmente esta raíz no era cultivada para ser ingerida sino que se cosechaba por sus hojas y semillas aromáticas, así como sucede en la actualidad con hierbas como el comino, el hinojo o el perejil.
Actualmente, las zanahorias están entre los cultivos imprescindibles de todo huerto familiar.
Nombre científico: Daucus carota
Nombre en español: Zanahoria
Nombre en gallego y portugués: Cenoura, cenoira
Nombres en otros idiomas
: Carrot (inglés), Gemeine Mohrrübe (alemán), Carotte (francés), Carota (italiano). 

 El mayor número de especies silvestres de zanahoria (Daucus carota) se han encontrado en Afganistán, y la domesticación se atribuye a las regiones vecinas de Cachemira y el Himalaya occidental. Son tierras
del Próximo Oriente, el universo que conecta el oriente más lejano con la zona mediterránea a través de una
amalgama de culturas y tradiciones musicales, haciendo posibles las rutas del comercio.
Curiosamente las primeras zanahorias no tenían inicialmente el intenso color naranja que ahora la caracteriza, sino que se cultivaba una variedad que era púrpura en el exterior y anaranjada en el interior.
En el siglo I se documenta el uso de la zanahoria con fines medicinales ya que se la consideraba como un potente afrodisíaco, este uso se dio en la antigua Grecia y Roma. En la antigua Roma, además de poseer usos medicinales, la zanahoria ya formaba parte cotidiana de la alimentación y se ha documentado que su consumo se daba principalmente en compañía de especias y vino caliente. 
Los árabes, desde el norte de África, la llevaron a España y luego fue introducida al resto de Europa. En el siglo XIV había llegado ya a Gran Bretaña, pero tendrían que pasar más de cien años para que el cultivo tomara cierta importancia.
La producción de la zanahoria se generaliza en el siglo XV, pero no es hasta el siglo XVI donde se comienza a cultivar la zanahoria naranja y robusta que conocemos en la actualidad, este cultivo se inicia en Holanda.
Por ejemplo en Turquía hoy en día una de las bebidas más populares es el Salgam, un jugo a base de zanahoria morada fermentada junto con bulgur de trigo.

 

Familia: umbelíferas. 
La zanahoria pertenece a la familia de las umbelíferas (Apiaceae), junto con el apio, el perejil y la chirivía.
Esta familia es fácil de reconocer por sus inflorescencias típicas.
La raíz es napiforme, de forma y color variables. Tiene función almacenadora, y también presenta numerosas raíces secundarias que sirven como órganos de absorción.
Por tamaños tenemos variedades comerciales como la “Redonda de París” pequeña como una nuez de 5-10 cm, la “Amsterdam” fina y del tamaño de un dedo; las “Nantesa”,más gruesas y cilíndricas de arriba abajo, de 10-20 cm y la “Chantenay”, puntiaguda pero más bien corta, a diferencia de la “Flakee” que mide siempre más de un palmo. 
Las flores son de color blanco, con largas brácteas en su base, agrupadas en inflorescencias en umbela compuesta.
El fruto se define como un aquenio soldado por su cara plana.

 

Es importante llevar a cabo siembras escalonadas para poder disponer de zanahorias todo el año.
Preparar la tierra en otoño labrándola con hojas. Si se prepara en la primavera hay que añadir una buena cantidad de compost. 
Sembrarlas en exterior, a principios de la primavera o mediados del verano, bien a voleo, mezcladas con arena para conseguir una distribución más o menos homogénea, o bien abriendo un surco de centímetro y medio de profundidad y colocándolas a 2 cm una de la otra. Luego se taparán aproximadamente entre 0,5 y 1 centímetro. Germinarán en una semana.
Más adelante cuando broten habrá que aclararlas a 5 cm para que puedan crecer bien, ya que sí están muy juntas detienen su crecimiento. 
Situación: pleno sol, o semisombra. 
Riego: moderado. 
Marco de plantación: cada 5 cm, en filas separadas 15 cm
pH óptimo: entre 5,5 y 6,5.
Cuidados especiales: El aclareo es muy importante si deseamos obtener unas zanahorias de porte razonable. Se realiza un primer aclareo cuando las hojas tienen entre 2 y 3 cm, dejando una separación de 2 a 3cm entre plantitas. Unas semanas más tarde se efectuará un segundo aclareo, eliminando una planta de cada dos o dos de cada tres, dejando una distancia entre zanahorias de 5 a 8 cm.
A la zanahoria le gustan las hojas calientes y las raíces frescas por lo que les sentará bien una cobertura durante los meses de calor. También se pueden intercarlar entre ellas otras hortalizas de hojas grandes que aporten sombra.

 

 Tres o cuatro meses después de la siembra, levantar verticalmente con alguna herramienta específica y hacer palanca para proceder a la cosecha de las zanahorias. Tirar de la base de la zanahoria para levantarla. 
Quitar las hojas de inmediato torciendo su pecíolo con las dos manos y arrojarlas al montón de compost. También se pueden usar para cocinar.
En regiones de clima suave en invierno, se podrán dejar las zanahorias en tierra durante toda la estación. Para ello, cortar las hojas por el pecíolo a ras de tierra y cubrir con una buena capa de hojas secas (al menos  10 cm).
En regiones donde el suelo esté húmedo o helado en invierno, debemos levantar todas las zanahorias en un día soleado de otoño. Dejar secar in situ. Las que estén estropeadas las consumiremos de manera inmediata  mientras que a las demás debemos cortarle las hojas y guardarlas en una caja con arena. 

 

Para obtener zanahorias tiernas, jugosas, de tamaño regular y de buena presencia, elegiremos para su cultivo tierras francas, sueltas, mullidas y arenosas, que retengan bien la humedad pero que no se encharquen (las arcillosas-calcáreas y las arcilla-arenosas son las mejores).
En las tierras duras y compactas se pueden cultivar las variedades enanas, ya que las de largo porte tenderán a lignificarse, dando un corazón muy duro y poco agradable de comer.
Las tierras muy pedregosas crean deformaciones poco estéticas en las zanahorias, aunque no merman en nada sus cualidades.

 

Poco exigente en cuanto a materia orgánica, será suficiente aportar un compost bien maduro 4-5 meses antes del cultivo.

El uso de un estiércol fresco es desfavorable ya que provocaría podedumbre y haría que muchas raíces salgan partidas. Usaremos compost antiguo para abonar o las plantaremos, siguiendo las rotaciones, en el terreno en el que en el año anterior sembramos hortalizas muy exigentes, como las patatas o las coles.

 

Las flores de las apiáceas son perfectas, pero no pueden autopolinizarse ya que el polen se libera antes de que el estigma de su flor sea receptivo. Pero sí que pueden polinizarse flores diferentes del mismo capítulo floral, ya que se abren durante un periodo largo y los estigmas son receptivos entre 5-7 días. Polinizada por insectos.
Para mantener la pureza es conveniente aislarlas de otras plantas similares. Será suficiente una distancia de 1 a 1,5 kilómetros.

 

Las zanahorias no suelen tener demasiados problemas en su cultivo. Quizás el más frecuente sea la mosca de la zanahoria. Podemos repelerla combinando el cultivo con abundantes aliáceas (ajos, puerros, cebollas), y si hay bastante presión utilizaremos mallas o redes anti-insectos. Solemos identificar las plantas afectadas porque crecen lentamente y presentan hojas secas o amarillo rojizas.
 En algunos suelos las raíces de zanahoria se infestan de nematodos, por lo que será importante respetar largos períodos de rotación del cultivo en una misma parcela. Los síntomas son raíces deformadas,
cortas y gruesas, con nodos. La rotación
de cultivos, los abonos verdes y la biofumigación o la solarización son eficaces para disminuir la plaga.
Aportar tortas de ricino antes de la siembra tiene un efecto repelente.
El gusano del alambre produce pequeñas galerías en las raíces. Es una plaga complicada, si hay niveles
altos en la parcela, no es aconsejable el cultivo de hortalizas de raíz.

 

De cada 100 gramos de zanahoria, casi 90 gramos son agua, 7 gramos son hidratos de carbono, casi 1 gramos de proteína vegetal, prácticamente 0 gramos de grasa y menos de 3 gramos de fibra.
Tiene un alto contenido en betacaroteno o provitamina A (indispensable para una buena visión y un buen estado de la piel y de las mucosas), y en vitaminas B y E, vitamina C, niacina o B3, piridoxina o B6, tiamina o B1, riboflavina o B2, carotenos, retinol y ácido fólico o B9.; además de importantes aportes en hierro,
calcio, magnesio, manganeso, cobre, yodo, selenio, polifenoles y carotenoides.
La mejor forma de aprovechar sus propiedades, en ensalada o zumo, como lo confirman numerosos estudios accesibles y rigurosos.

 

Se puede asociar con casi todas las plantas, menos con las de su familia.

Asociaciones favorables: Es especialmente buena la asociación con puerros, ya que se protegen mutuamente. También es muy recomendable plantarla con lechugas,cebollas, romero, salsifí, salvia, guisantes, cilantro, tomates y rábanos.
Asociaciones desfavorables: Eneldo y patatas.
Por la avidez de ciertos nutrientes del suelo, será también importante efectuar rotaciones largas –de tres a
cinco años– en el cultivo de zanahorias en una misma parcela.

 

 La capacidad germinativa media va de 3 a 10 años dependiendo del estado de conservación.
Un gramo contiene aproximadamente 1.250 semillas.

 

 

 

Las zanahorias son plantas bienales: el primer año forman la raíz que consumimos y el segundo año utilizan las reservas de la raíz para producir flores y luego semillas. 
Durante la cosecha, seleccionaremos algunas raíces gruesas, bien formadas y sanas y las conservaremos en arena en un lugar fresco y oscuro, después de haber cortado sus hojas.
En marzo, plantar las raíces en un lugar resguardado en el huerto y dejando una separación de unos 15 a 20 cm entre ellas. Enterrarlas verticalmente dejando que aflore la parte que comprende los restos de los peciolos foliares.
Las umbelas se desarrollan y maduran en un período de 30-40 días. Las umbelas primarias son las primeras en madurar (y las que contienen las mejores semillas), después lo hacen las secundarias, y por último las terciarias.
Para no arriesgarse a perder la calidad de las semillas, mientras se espera a la maduración de las umbelas terciarias, pueden recogerse las semillas cuando las umbelas primarias y secundarias están maduras.
Las umbelas se cortan por el mes de agosto aproximadamente y se secan formando ramilletes suspendidos boca abajo durante algunos días en un lugar a la sombra y bien aireado.
Para extraer las semillas, sacudir sobre una tela blanca limpia, frotándolas entre las manos para eliminar todos los residuos de plantas. Conservarlas en recipientes herméticos.
Las semillas germinan mejor después de un almacenaje de 2 años.

 

 A continuación te ofrecemos una serie de links en los que podrás encontrar más de 1000 maneras diferentes de cocinar con zanahorias, para que lo hagas a tu gusto.
Recetas de cocina 1
Recetas de cocina 2

 

En este apartado queremos colgar vuestras opiniones sobre esta hortaliza: que os parece, si os gusta, o no, si conocéis algunas propiedades, como la llaman donde vivís, o alguna anécdota ,..... cualquier cosa que queráis enviarnos, para compartir y enriquecer esta sección, a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo..