BRÉCOL (Brassica oleracea)

 

El brécol, también conocido como brócoli o bróculi rizado, pertenece a la familia de las Crucíferas. En ella se incluyen más de 300 géneros y unas 3.000 especies propias de regiones templadas o frías del hemisferio norte. El término Brassica, género al que pertenece, es el nombre latino de las coles. Del mismo género es el bróculi romanesco, una variedad cuyo cogollo está repleto de inflorescencias que aparecen de una forma peculiar, unas al lado de otras en forma de cono.

Nombre científico: Brassica oleracea var. Cymosa

Nombre en español: Brócoli, brécol

Nombre en gallego y portugués: Brócolis  
Nombres en otros idiomas: Broccoli (inglés);  Brokkoli (alemán), Chou-brocoli (francés), Broccoli (italiano)

 

 

UN POCO DE HISTORIA 

 

El brócoli pertenece a la familia de las Brasicaceae, que anteriormente era conocida por Cruciferae, quizás por el hecho de que sus flores recuerdan una cruz griega.

El brócoli es originario de las costas del Mediterráneo Oriental y Oriente Próximo, donde actualmente se encuentran Grecia, Turquía o Siria. Su diseminación por el mundo se le atribuye a los comerciantes y navegantes del Mediterráneo (griegos, romanos y musulmanes entre otros), llegando posteriormente a España, Inglaterra y al resto de países donde hoy se cultiva esta hortaliza.

Sajones y celtas fueron los primeros en cultivarlo en el norte de Europa. Previamente a ser cultivado y utilizado como alimento, fue usado con propósitos medicinales contra la sordera, la diarrea y el dolor de cabeza, entre otros.

 

Su origen parece que está ubicado en los países bañados por el Mediterráneo oriental, en concreto en Oriente Próximo (Península de Anatolia, Líbano, Siria, etc.). Los romanos cultivaban y consumían esta planta y por ello esta verdura es muy popular en Italia. Fue hace poco más de 20 años cuando su producción y consumo empezó a incrementarse de manera más general. Hoy día se cultiva en diversos países de Europa y de Estados Unidos. Éste último, gracias en gran medida a las plantaciones de California, se ha convertido en el mayor productor mundial. En España, la producción de brécol es escasa y se centra más en el cultivo doméstico. En el litoral mediterráneo los cultivos sí alcanzan cierta importancia y son destinados por lo general a los mercados de Barcelona y Valencia, desde donde se distribuyen. En Asia, a pesar de ser un cultivo reciente, se produce en diferentes países, entre los que destaca Japón.

 

CARACTERÍSTICAS

Familia: Crucíferas

Es una planta herbácea cuya característica principal son sus abundantes inflorescencias que tienen la apariencia de pequeños arbolitos, unidos a tiernos tallos. Son estas numerosas cabezas flores las que son aptas para el consumo cuando aún se encuentran inmaduras. A diferencia de la coliflor que sólo presenta una cabeza floral central, el brócoli presente esa misma cabeza floral y puede estar rodeada por numerosas flores alrededor.

Posee una raíz pivotante de la que se origina una cabellera de raicillas ramificadas y superficiales.

Las hojas de esta planta cuentan con pecíolos alargados, limbos con hojas lobuladas de un tamaño importante, de color verde grisáceo muy onduladas, dejando ver lóbulos profundos. Las hojas rodean, a manera de protección, las inflorescencias.

Cuando las flores maduran, haciendo ya inútil la planta para su consumo, presentan 4 pétalos de un color amarillo pálido. Los frutos se presentan en forma de silicuas que se abren al madurar liberando las semillas, estos frutos son de un color rosado.

Sólo las inflorescencias, cuando aún no han madurado, y el tallo central al que se unen constituyen las únicas partes comestibles del brócoli.

 

 

DATOS DE CULTIVO 

 

 

El brécol se siembra en semillero.

La semilla se cubre ligeramente con una capa de tierra de 1-1.5 cm y con riegos frecuentes para conseguir una planta desarrollada en unos 45-55 días. La germinación tiene lugar aproximadamente 10 días después de la siembra.

Temperatura: Para un desarrollo normal de la planta es necesario que las temperaturas durante la fase de crecimiento oscilen entre 20 y 24ºC; para poder iniciar la fase de inducción floral necesita entre 10 y 15ºC durante varias horas del día.
Es un cultivo de desarrollo fundamentalmente durante las estaciones de otoño e invierno.

Marco de plantación: 45 cm x 45 cm

pH óptimo : 6,5 a 7,5

Insolación: Una condición importante para el desarrollo de la inflorescencia es la buena iluminación de la planta durante todo su crecimiento, pues una carencia originada por competencia con otras plantas (ubicadas a poca distancia) puede inhibir la formación de la inflorescencia.

 

Riego: Requiere de abundante cantidad agua durante todo su cultivo, en especial durante el desarrollo de la inflorescencia, debido a que carencia de este elemento puede ocasionar su floración prematura, por lo que no se llegará a cosechar un producto de calidad. El riego debe ser uniforme durante todo el cultivo.

COSECHA 

 

 

Empieza aproximadamente a los 90 días desde la siembra, dependiendo del cultivo sembrado; para observar si la planta está lista se debe observar la inflorescencia, esta debe ser compacta y redondeada con un diámetro entre 10 – 14 cm.

El brécol de buena calidad debe tener las inflorescencias cerradas y de color verde oscuro brillante, compacta (firme a la presión de la mano) y el tallo bien cortado y de la longitud requerida.

El momento de cosecha depende del criterio del cosechador, pues algunos prefieren consumir las inflorescencias inmaduras como hortalizas bebe.

 

La cosecha se realiza manualmente con un cuchillo con dientes aserrados cortando la cabeza central con una parte de la base de su tallo de entre 5 – 7 cm. de altura. Las cabezas laterales crecen después que se corta la cabeza central, por lo que se puede continuar cosechando brécol por varias semanas.. Las inflorescencias cosechadas se lavan y se colocan en lugares frescos (ventilados) hasta su consumo o venta.

 

Las partes comestibles de la planta son la inflorescencia inmadura y las hojas, siempre y cuando sean tiernas pues a mayor momento de cosecha presentarán un sabor más amargo.

 

SUELO 

Como todas las crucíferas prefiere suelos con tendencia a la acidez y no a la alcalinidad, estando el óptimo de pH entre 6,5 y 7.

Requiere suelos de textura media.

En el caso de variedades tempranas pueden emplearse suelos ligeros y son más adecuados los fuertes para las variedades tardías.

Soporta mal la salinidad excesiva del suelo y del agua de riego.

El brécol es exigente en potasio y también lo es en boro; en suelos en los que el magnesio sea escaso conviene hacer aportación de este elemento

FERTILIZACIÓN 

El brécol necesita mucho nitrógeno, por lo que hay que elegir un lugar donde se añadieron hojas secas el otoño anterior.

Abonar cada tres o cuatro semanas con un fertilizante orgánico como la emulsión de pescado. El brécol como todas las hortalizas de la familia de la col, necesita cantidades significativas de boro, que suele ser escaso en los suelos muy ácidos o alcalinos o con poca concentración de materia orgánica.

POLINIZACIÓN 

 

La mayoría de las variedades de la especie Brassica oleracea son auto-incompatibles o autoestériles, es decir, el polen de cada planta es viable pero no puede fecundar las flores de otra planta.

Los insectos son los ventores de la polinización.

Con el fin de conservar la pureza de la variedad, se aconseja aislar más o menos un kilómetro dos variedades de la especie Brassica oleracea.

 

PROBLEMAS

 

Esta planta es muy sensible al exceso de sombra, ello provoca un retraso en el crecimiento de la planta y la nula formación de la inflorescencia comestible; por ello se debe realizar el escardado lo más pronto posible; a más tardar antes de la tercera semana del cultivo.

Las flores amarillas pueden aparecer antes de que las cabezas estén listas para cosecharse cuando hay períodos de altas temperaturas. Plantar demasiado tarde en primavera o no proporcionar buenas condiciones para las plantas, contribuye a esta situación.

El desarrollo prematuro de la flor también puede ser causado por interrupciones en el crecimiento, condiciones frías por largos períodos en plantas jóvenes, plantar extremadamente temprano, mantener plantas en semilleros por mucho tiempo, tener plantas muy secas o en condiciones severas de sequía.

Las cabezas pequeñas que se forman después de sembrar en el huerto se llaman "botones " y usualmente son resultado de malos manejos de semillero; plantas que se tienen por mucho tiempo o que son manejas incorrectamente antes de la venta o antes de plantar.

La aplicación de un fertilizante iniciador al momento del trasplante permite que las plantas tengan un buen comienzo, pero no puede corregir todas las dificultades mencionadas.

Durante el crecimiento las hojas pueden presentar comeduras en sus bordes por el ataque de gusanos, para controlarlos rápidamente se debe buscar a este insecto en la mañana y extraerlo de la planta para que no siga dañando a la planta.

 

Pulgones: controlar la acumulación de colonias de áfidos (pulgones) en las superficies inferiores de las hojas.

Hernia de la col que ataca el sistema radicular y deforma las raíces.

La mosca de la col que pone los huevos junto a los tallos de la planta, de los que salen unas larvas blancas que se meten en el suelo y atacan las raíces. Para prevenirla, pulverizar una maceración de tomate (una vez por semana) sobre las plantas jóvenes.

Mariposa blanca de la col: aparece en el verano y el otoño. La etapa larval o de gusano de estos insectos causa daño abriendo agujeros en las hojas y cabezas del brécol. Las palomillas o mariposas de los adultos ponen huevos en las hojas, pero no dañan las plantas. Para evitar las mariposas adultas, empajar con ramas de retama o tojo o de helecho para repelerlas.

En general protegerlas sembrando borrajas en torno a las plantas o salvia y romero cerca de las coles.

 

APORTACIONES NUTRICIONALES

 

Está compuesto principalmente por agua, lo que conlleva que su nivel de calorías aportadas al organismo tras su ingesta sea mínimo, por lo que se recomienda en dietas de control de peso.

Su aporte en vitaminas le confiere un excelente valor nutricional ya que proporciona, entre otras, vitamina B1, E, A y C. Estas sustancias contribuyen al mantenimiento de los tejidos corporales, aumentan la resistencia a las infecciones, regulan el correcto desarrollo del sistema nervioso e intervienen en el crecimiento, además de resultar beneficiosas para la elaboración de enzimas en el hígado y hormonas sexuales. También se otorgan al brécol propiedades antioxidantes, colaboran en la formación del colágeno, de los huesos, dientes, glóbulos rojos y blancos.

Entre los minerales que aporta esta verdura destaca el potasio, aunque cuenta también con cantidades específicas de calcio, zinc, yodo, hierro y magnesio. Intervienen saludablemente en la generación de impulsos nerviosos, actividad muscular, regulación de agua en la célula, funcionamiento de diversos órganos internos como los intestinos y mejora de la inmunidad. Los minerales, en concreto el yodo, son indispensables para el funcionamiento de la glándula tiroides, controlando así ciertas funciones metabólicas como la regulación de la temperatura corporal y el desarrollo del cerebro del feto durante el embarazo.

Los últimos avances técnicos en el mundo de la investigación han sacado a la luz ciertos elementos fitoquímicos relacionados con el consumo del brécol que potencian los efectos preventivos ante diversos tipos de cáncer como el de pulmón, próstata, de endometrio, estómago, hígado, colón, mama o útero. Entre estos compuestos destacan los glucosinolatos, isotiocianatos, índoles o fibra entre otros (esta última además le confiere cierto poder laxante). Uno de los elementos de estas sustancias es el azufre, responsable del intenso olor que esta verdura desprende durante su cocción.

El brécol se aprovecha a través de sus inflorescencias que poseen un sabor característico debido a la presencia de glucosinolatos como: la gluco-rafanina, precursora del sulfa-rafano y el indometil-glucosilato y su derivado la glucagrasicina.

ASOCIACIONES Y ROTACIONES 

 

Asociaciones favorables: apio, remolacha, pepino, judía enana, lechuga, canónigo, cebolla, guisante, patata, tomate, plantas aromáticas.

Asociaciones desfavorables: Fresas

Los cultivos precedentes de los brécoles más recomendados son: patatas, cebollas, tomates, melones, maíz, etc.

Deben evitarse las rotaciones con otras crucíferas como rábanos, repollos, nabos, etc.

 

CAPACIDAD GERMINATIVA

En un gramo se pueden contabilizar 350 semillas con una capacidad germinativa de 4 años.

RECOGIDA DE SEMILLAS

 

La primavera siguiente a la siembra, seleccionar algunas plantas vigorosas, sanas y bien conformes a la variedad. No se cosechan para dejar que desarrollen las flores.

Entutorar sólidamente los tallos, ya que puede llegar a medir 80 cm de altura. Cortar el extremo de los tallos florales cuando las primeras flores estén abiertas. Cuando las finas vainas adquieran un color apagado, cortar los tallos para ponerlos a secar a la sombra. Sacudir sobre una tela, abrir las vainas que no estén abiertas y almacenar las semillas en recipientes herméticos.

 

RECETAS DE COCINA

A continuación te ofrecemos una serie de links en los que podrás encontrar más de 1000 maneras diferentes de cocinar con brécol, para que lo hagas a tu gusto.

Recetas de cocina 1

Recetas de cocina 2

VUESTRAS OPINIONES

En este apartado queremos colocar las opiniones que recibamos sobre esta hortaliza: que os parece, si os gusta, o no, si conocéis algunas propiedades, como la llaman donde vivís, o alguna anécdota ,... cualquier cosa que queráis enviarnos a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo..