ACELGA
(Beta Vulgaris)

 

La acelga se cultiva, principalmente, para consumir sus hojas, aunque hay quien prefiere los tallos. Es una planta bianual que durante el primer año produce hojas muy tiernas, mientras que en el segundo desarrolla un tallo central, que soporta la floración. Las hojas de este segundo año son más duras y amargas.
Existen numerosas variedades, con colores que van desde lo verde claro al oscuro, o con tonalidades rojizas. 
El peciolo de la hoja se conoce con el nombre de penca. La penca puede ser ancha o estrecha y con colores que van del blanco, al amarillo o al rojo.
También pueden consumirse las raíces.

Nombre científico: Beta vulgaris L. var. cicla L.
Nombre en español: acelga, o bleda.
Nombre en gallego y portugués: acelga. 
Nombres en otros idiomas
: leaf´s beet, swiss chard (inglés), Mangold (alemán), poirée, bette, blette (francés), bietola da costa (italiano). 

 

LAS SEMILLAS DE LA FUNDACIÓN

La Fundación Galicia Verde, en su centro de investigación de Leboso, produce, mediante cultivo ecológico, cinco variedades de acelga.

            Hoja clara, sin penca
            Hoja clara, con penca
            Hoja oscura, sin penca
            Hoja oscura, con penca
            Con penca roja

Estas semillas las puedes comprar a través de nuestra tienda "on line": NAMASKAR

 

Esta hortaliza es originaria de la Europa mediterránea y, parece ser, que los especialistas se inclinan por situar su origen en Italia, aunque también se encuentra en el norte de África. Las especies silvestres no son comestibles. 
El cultivo de las acelgas es muy antiguo, de la época de los griegos, y se hicieron muy populares en la Edad Media. Existen escritos que demuestran su consumo en el siglo IX AC, en Mesopotamia. 
Después de muchos años utilizada casi exclusivamente para el consumo animal, se vuelve a situar entre las hortalizas más consumidas, alcanzando el nivel de las espinacas.
Segundo el "Ménagier de Paris", el verdadero puré de verduras es el puré de acelgas. 
Las más conocidas en la actualidad tienen el tallo blanco y hojas verdes pero las hay de colores diferentes: rosadas, rojas, amarillas y naranjas, configurando un jardín comestible de extraordinaria belleza. Sus tallos cocinados al vapor y aliñados con aceite y un poco de vinagre resultan deliciosos.

 

Familia: Quenopodiaceae. (es de la misma familia que la espinaca.). 
Se trata de una planta bianual. Su raíz es pivotante, fuerte y bien ramificada, por lo que logra un buen enraízamiento medio. 
El primer año la planta produce numerosas hojas, dispuestas en roseta sobre un tallo muy corto. Las hojas tienen la lámina bien desarrollada y el peciolo ancho y suculento, siendo la parte más consumida. 
Una vez pasado el frío invernal se inicia la fase reproductiva que se desarrolla al alargarse el fotoperíodo, produciendo un tallo que puede alcanzar incluso los dos metros de altura, y un diámetro de entre 3-5 cm, y que en los terminales de sus ramas presenta numerosas inflorescencias.
Sus flores son hermafroditas pero la polinización es principalmente cruzada y anemófila, debido a la autoesterilidad por incompatibilidad polínica. Una vez fertilizada se forma un fruto múltiple que corresponde a 2 o 3 aquenios uniseminados que permanecen unidos al periantio.

 

Sembrar cuando la temperatura del suelo esté tirando por encima de los 10ºC (hasta 29ºC).
Entre 13 y 20 mm de profundidad.
Germina entre 5 y 7 días. 
Se puede sembrar en semillero una o dos semanas antes de las últimas heladas para después trasplantarlas al exterior, cuando consigan unos 10 cm. 
También se puede hacer siembra directa. 
La acelga adulta tiene un enraízamiento de tipo medio, que puede alcanzar entre 60 y 120 cm., de ahí la importancia de aflojar el bancal en profundidad para permitir su pleno desarrollo radicular.
Situación: pleno sol o semi-sombra. 
Esta hortaliza está catalogada como de "estación fría" , siendo su temperatura de crecimiento excelente entre 15º y 18ºC. No tolera bien temperaturas superiores a 24ºC. Soporta bastante bien heladas suaves, salvo cerca de la madurez. 
Riego: moderado y repartido. La escasez de riego producirá plantas más amargas.
Marco de plantación: Si se van a cosechar plantas enteras,  plantar a unos 15 cm, pero sí queréis cosechar hoja a hoja separarlas a unos 25 cm. Plantar siempre en zig zag. 
pH ideal: 6 - 6,8
Ciclo: El período entre siembra y recogida es inferior a los 60 días.
Plantación: todo el año, según la variedad seleccionada. Si la plantamos durante la primavera y el verano tendremos producción durante el verano y otoño. Si queremos tener en invierno plantaremos de octubre a marzo.
Si la plantamos en exterior, en primavera, hacerlo dos semanas luego de la última helada, porque una exposición muy intensa al frío podría dar lugar la una fructificación precoz.

 

Se planta en semilleros y se transplanta cuando tiene hojas de unos 10 cm. Hay que protegerla del frío, ya que la planta responde espigando rápidamente. Para consumirla, se le irán cortando las hojas inferiores. Por lo general resiste bien las heladas ligeras tanto del otoño como de la primavera. Una buena cobertura de hojas ayuda a mantener más elevada la temperatura del suelo. 
En la cosecha se pueden ir cortando las hojas exteriores (cuando la planta alcanza unos 15-20 cm de altura, respetando el corazón de la planta) o bien cortar la planta entera a unos 2-3 cm del suelo, lo que originará la aparición de nuevas hojas.El cortado de las hojas exteriores se realizará utilizando un cuchillo bien afilado, cuidando de no dañar las hojas interiores. 
Es una planta bianual, es decir, que florece en el segundo año, y para obtener la semilla la tendremos que dejar en la tierra durante dos años.
En zonas frías se puede proteger en túneles para una mejor hibernación. Además el recalzo, o aporcado, de las matas favorece el espesor y blanqueo de las pencas.

 


Se adapta bien a cualquier tipo de suelo, pero prefiere los que son tiernos y ricos en humus, lo que hace que sea idónea para nuestros bancales.
Se desarrolla mejor en suelos ligeramente ácidos, con un pH entre 6 y 6,8.
Aunque es una planta resistente, no gusta de las sequías prolongadas ni de las heladas (en invierno conviene protegerla). Le gusta tener humedad constante, por lo que resulta importante una buena cobertura.

 

No exige mucha fertilización, pero dará hojas mayores cuanto más fertilizada esté por lo que, al tiempo que le vamos arrancando las hojas, conviene ir aporcando la planta y añadiéndole algo de compost maduro y acolchando. Consume poco N, y algo más de P y K.
La carencia de magnesio (Mg) suele producir palidez en la hojas ya formadas y enrojecimiento en las más nuevas.
Si lo que escasea es el manganeso (Mn) los bordes de las hojas se enrollan hacia dentro.

 

Las acelgas se polinizan sobretodo por el viento y su polen es tan menudo que puede llegar a más de siete kilómetros. Para conservar la pureza las hay que sembrar a varios kilómetros pero también puede recurrirse a cubrir varios ejemplares para aislarlos e impedir la polinización cruzada.
La acelga es anémofila, es decir que se poliniza fundamentalmente por la acción del viento, aunque también pode ser polinizada por algunos insectos. 
Su polen es tan ligero que puede desplazarse más de seis kilómetros, dato éste a tener en cuenta para evitar polinizaciones cruzadas. 
Normalmente, salvo que se busque una pureza extrema, es suficiente separar las diferentes variedades entre medio y un kilómetro. 

 

En agricultura ecológica debemos tener presente que lo más importante para mantener nuestras plantas sanas es el equilibrio con el entorno y respetar unas reglas mínimas como regar a pie de planta, respetar y beneficiar a los insectos beneficiosos o mantener una cobertura activa. 
Es propensa al ataque de limacos y caracoles. Su presencia la detectaremos por los regueros mucosos que dejan y, algunas veces con excrementos. 
Si durante el riego no mojamos la planta, no deberían presentarse problemas de ataques criptogámicos.
Si sufriera algún ataque por pulgones, hace falta eliminarlos por alguno de los procedimientos descritos en otro apartado. 
En caso de cualquier alteración en las hojas, como amarillamiento, manchas grises, etc., lo mejor es cortarlas y quemarlas para evitar la propagación del problema, y proceder a corregir las causas que lo originaron: exceso de humedad, mojado de hojas, ...

Los principales problemas son:

1-   Alacrán cebollero. 
2-  Araña roja. 
3-   Caracoles y limacos.
4-   Cercosporiosis. 
5-   Mildiu. 
6-   Mosca de la remolacha. 
7-   Mosca minadora. 
8-   Oidio. 
9-   Pié negro
10- Pulgones


La acelga es una verdura con cantidades insignificantes de hidratos de carbono, proteínas y grasas, dado que su mayor peso se lo debe a su elevado contenido en agua. A cuyo objeto resulta una verdura poco energética, aunque constituye un alimento rico en nutrientes reguladores, como ciertas vitaminas, sales minerales y fibra.
Es una especie rica en vitaminas A, B1, B2, C y K, y también tiene algo de hierro. 

 

 

En el ciclo de rotaciones de cuatro años, que es lo que nosotros aplicamos, la acelga entraría en el tercer año.
La acelga que es una de las verduras más consumidas tiene la gran ventaja de que se asocia bien con casi todas las hortalizas, lo que nos facilita enormemente la distribución de nuestra huerta. Mezclarla con otras plantas teniendo en cuenta el espacio que ocupará la planta lista para la recolección. 
Se puede plantar asociada con casi cualquier otra hortaliza, pero las que más le gustan son los nabos, las zanahorias, los rábanos, las coles, las lechugas, las legumbres y las judías de mata baja.
No le gusta estar cerca de las espinacas y de la remolacha.

 


Las semillas ecológicas, bien conservadas, duran entre 5 y 6 anos, y en algunos casos puede llegar a los 10.

 

 

Si las plantamos en primavera, al llegar el otoño se arrancan las plantas. Se eliminan las hojas y las raíces se conservan en arena húmeda durante el invierno. Al llegar la primavera, luego de las últimas heladas, se entierran a nivel de los brotes que estarán saliendo. 
Si hace mucho sol conviene protegerlos para que no se sequen. 
Al plantar las raíces haremos una selección de la mejores. 
Cuando maduren las semillas hay que recolectarlas con cuidado pues se desprenden con facilidad y caen al suelo. Cada semilla de acelga tiene entre 2 y 6 granos.

 

A continuación te ofrecemos una serie de links en los que podrás encontrar más de 1000 maneras diferentes de cocinar las acelgas, para que lo hagas a tu gusto.

 


En este apartado queremos colgar vuestras opiniones sobre esta hortaliza: que os parece, si os gusta, o no, si conocéis algunas propiedades, como la llaman donde vivís, o alguna anécdota ,..... cualquier cosa que queráis enviarnos, para compartir y enriquecer esta sección, a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo..